Villa en Rocio de Nagüeles, Marbella Golden Mile

Situada en el prestigioso enclave residencial de Rocío de Nagüeles, esta villa se erige como una gran propiedad caracterizada por su impresionante escala arquitectónica, sus increíbles vistas a la montaña y al mar y sus amplios jardines. Ubicada en una gran parcela, la villa atrae con un amplio salón con interiores luminosos, suelos de roble de primera calidad y vistas panorámicas al mar Mediterráneo.

La cocina gourmet, diseñada exclusivamente por Danespan, cuenta con armarios hechos a medida y electrodomésticos Gaggenau de alta gama. La cocina principal ofrece acceso directo a una discreta cocina de chef, que se distingue por sus elegantes acabados y sus generosas dimensiones. El extenso terreno ofrece una gran variedad de opulentos servicios, como piscina climatizada de agua salada, jardines meticulosamente cuidados adornados con impresionantes fuentes y un encantador lago. Numerosas zonas para sentarse y comer al aire libre, cocina exterior totalmente equipada con barbacoa y pistas privadas de pádel y baloncesto contribuyen al lujoso encanto de la propiedad.

La residencia consta de 7 dormitorios, cada uno con cuarto de baño. La lujosa suite principal cuenta con sala de estar privada, una amplia terraza con vistas panorámicas y un gran vestidor diseñado a medida que conduce al opulento cuarto de baño.

En esta prestigiosa propiedad le espera una gran variedad de instalaciones de primera clase, como spa wellness con piscina cubierta, jacuzzi, sauna y baño turco. Otras instalaciones incluyen una exclusiva sala acristalada para almacenar vinos, un salón de belleza, una amplia zona de ocio con una pantalla de cine convertible y un gimnasio totalmente equipado.

Adyacente a la casa principal, pero totalmente independiente, un apartamento de invitados de 40 metros cuadrados presenta una distribución diáfana, una cómoda zona de estar con acceso directo a la cocina, amplio espacio de almacenamiento y un dormitorio con cama de matrimonio.

Esta mansión personifica una armoniosa mezcla de refinamiento y sofisticación, ofreciendo el epítome de lo que Marbella representa: vistas impresionantes, la proximidad a la emblemática montaña de La Concha, una ubicación privilegiada, y el pináculo de la arquitectura mediterránea.